• Hablemos del deseo sexual

    ¿Hay algo más frágil que el deseo sexual? Por algún motivo hay una idea generalizada de que el deseo sexual debe ser constante, inmediato, potente e infinito.  ¡Ay, amiguite! Cuando termines esta nota, sabrás que de esas cosas, ¡el deseo no es ni una! El deseo son las emociones que nos mueven a buscar experiencias sexuales o mostrarnos receptivos a estas. Pero estas emociones están influenciadas por un montón de factores, entre estos, lo cultural. ¿Qué pasa si somos parte de una religión compleja que ve el placer sexual como un pecado? ¿Cómo será nuestra relación con el deseo, con el placer, con el cuerpo, con el goce de lo…